martes, 2 de abril de 2013

¿Y qué sentido encierran Las Meninas de Velázquez?

Después de una semana seguro que os habéis quedado con ganas de conocer los secretos que esconde el cuadro de Las Meninas. Como soy consciente de ello y llevo a rajatabla aquello de "lo prometido es deuda" aquí os lo mostraré.


¿Quién no conoce este famoso cuadro de Diego Velazquez? “La familia de Felipe IV” (título real del óleo) es considerado una de las mayores obras de arte y el encumbramiento de uno de los pintores mejor valorados de todos los tiempos, y probablemente (con permiso de los Picasso, Dalí, Goya...) el mejor pintor español. Lo que probablemente no sepáis, es que este cuadro guarda muchas más sorpresas de las que se pueden observar con un primer golpe de visión.

Se cree que fue pintado sobre 1656 por la edad que aparenta la infanta Margarita (nació en 1651 y aparenta 5 años), ya que Velazquez no ponía fecha en sus cuadros. Durante aquellos años Velazquez desempeñaba diversas tareas en la Corte y había desarrollado una gran amistad con el rey Felipe IV.

Comenzaremos por identificar a los personajes de izquierda a derecha y del plano principal hasta el fondo:

1-. El propio Diego Velazquez. Es el que se encuentra a la izquierda, justo al lado del lienzo, con el pincel y la paleta en la mano.

2.- Maria Agustina Sarmiento de Sotomayor (una de las meninas de la Infanta). Agachada, ofreciendo agua.
3.- La infanta Margarita de Austria. En el centro de la imagen, de pelo rubio y mirando al frente

4.- Isabel de Velasco (otra menina de la infanta). De pie, en actitud de hacer una reverencia.

5.- Mari Bárbola. A la derecha de la imagen cogiéndose una bolsa que lleva colgada del cuello.

6.- Nicolasito Pertusato. A la derecha de la imagen pegando un puntapié al mastín español.

7.- Marcela de Ulloa. En el plano medio, hablando con un hombre a su derecha.

8.- Hombre sin identificar (se cree que era un guardadamas). Plano medio hablando con Marcela de Ulloa.

9 y 10.- Mariana de Austria y Felipe IV. Reflejo en el espejo del fondo.

11.- José Nieto Velazquez. Al fondo de la imagen, subiendo o bajando unas escaleras.

Antiguamente, se creía que Velazquez pintó “Las Meninas” a través de un espejo, pintando el reflejo que veía en este.
Hoy en día, se sabe que se trata más de una imagen de palacio, como si se viera a través de los ojos de otra persona ya que por el contrario estos cuadros no se encontrarían en su forma original, sino invertidos.


Otro detalle fácilmente apreciable es la presencia de la Cruz de Santiago pintada en el pecho de Velázquez.
El pintor siempre deseó pertenecer a la orden de la Cruz de Santiago, pero le fue denegado en varias ocasiones el acceso porque en la orden no permitían a aquellos que trabajaban con las manos (y el como pintor obviamente las utilizaba). Finalmente en 1659 y con la ayuda de unos amigos, Velázquez consiguió entrar en la orden; un año antes de su muerte.

Entonces ¿por qué Velázquez aparece en el retrato con la Cruz de Santiago pintada sobre su pecho si el cuadro fue pintado en 1656?
¿Difícil de explicar verdad? Se dice que fue el mismo rey quien, tras la muerte de Velazquez, pintó la cruz como homenaje a su amigo. Pero se cree que la Cruz de Santiago no fue el único añadido posterior al cuadro, ya que en la mansión de Kingston Lacy (Dorset, Inglaterra), se haya una replica en la que no aparecen ni la cruz, ni los reyes en el reflejo del cuadro.

Continuamos con otros misterios que encierran Las Meninas.
Sin duda, una de las cosas que más impresionan, es la posible relación que guarda la posición de los personajes con la astrología. Velázquez era aficionado a esta materia, y por ello se cree que no es ninguna casualidad el lugar donde se encuentra cada personaje.


Esta es la constelación llamada Corona Boreal o Corona Borealis, y se piensa que Velázquez se inspiró en ella para pintar su cuadro.
Se cree que, si se traza una línea entre los corazones de Velázquez, la menina que queda a nuestra izquierda, la Infanta, la menina que queda a nuestra derecha y de José Nieto, se puede ver una representación simple de la constelación Coronas Borealis.
La mayor prueba de esta teoría es que la estrella principal de la constelación, la que más brilla (en la imagen destaca por su brillo) se llama Margarita, igual que la Infanta.
Uno de los motivos de este símil podría ser el de divinizar a la Infanta (si nos fijamos bien, al no ver sus pies, nos da la sensación de que está flotando en el aire), pero se cree que el verdadero motivo es el de proteger a la Infanta.


Siguiendo con la corriente del misterio, a mi personalmente, y seguro que a muchos otros también, lo que más fascinante me parece de este cuadro es la pregunta que probablemente nos hayamos hecho todos alguna vez: ¿Qué es lo que dibuja Velázquez?
Puede ser que esté dibujando a los reyes, o que esté dibujando la misma escena que nosotros vemos reflejada a través de un espejo, pero la idea más romántica y la que mayor simbolismo tiene no es ninguna de ellas.
Dicen que, si observamos detenidamente, nos tomamos un tiempo para pensar, vamos al Museo del Prado y nos colocamos contemplando Las Meninas desde el centro de la sala lo veremos claro.
Los personajes principales miran al espectador, también el pintor Velázquez... 
Si nosotros nos damos cuenta de ésto, podremos encontrarle un nuevo sentido a Las Meninas: ¡nosotros somos el motivo del cuadro! Dedicando así Velázquez su más magnífica obra a todos sus observadores.

Probablemente Las Meninas tengan muchos más misterios entre sus trazos que los que hoy sacamos a relucir en esta entrada, algunos a lo mejor no se supieron ni se sabrán nunca porque se fueron con Velázquez, pero lo que sí es seguro es que conocer el significado de las obras de arte con una mayor precisión nos puede ayudar a disfrutar mucho más y conseguir interés por el mundo del arte.
¡Buena Semana Santa a todos!

1 comentario:

  1. Muy buena entrada. Super curiosa. Me ha gustado mucho, había muchos misterios que desconocía de esta obra.

    ResponderEliminar